Mi caja es mía y no quiero nada más

Hola,

lo normal para mi no es opinar en este blog, pero bueno he visto estas últimas semanas unas cosas que me han hecho pensar esto.

En estas semanas he visto los casos de UBER y el conflicto con los taxistas, el caso de la aplicación Casteando y como las televisiones lo denuncian para evitar que pueda seguir permitiendo usar el Google Chromecast con los contenidos de estas televisiones. Indicando quien es el propietario de los contenidos, sin ganar dinero directamente (sólo pidiendo donaciones) y cuando las aplicaciones de estas televisiones no permiten hacer esto.

Quiero dejar claro en el caso de UBER y los taxistas, que no estoy a favor de la no regulación pienso que se debe regular y no permitir que «listos» se aprovechen para ganar dinero gracias a la desgracia de profesionales que pagan todos los impuestos y demás.

Mi reflexión

Por favor que nadie piense que me creo un guru o un iluminado. Simplemente soy alguien que ve lo que pasa en su entorno. Piensa algo y lo quiere compartir, sólo eso.

Estos dos casos donde el primero es más la lucha entre dos formas de hacer negocio y el segundo una forma de ver la propiedad.  Pero mi reflexión va de como ninguna de las partes ha pensado en la opción de intentar generar sinergias entre ellos, los taxistas usar el servicio UBER para intentar captar más clientes y las televisiones ver que alguien permite a sus televidentes poder acceder a sus contenidos de otra forma sin gasto alguno por estas. Luego sin tocar el ámbito de la informática he visto como se resiste al cambio de modelo energético, de venta de música, venta de películas, la venta de productos de consumo o la interacción entre los ciudadanos y la administración.

dedo

En todo lo anterior me encuentro con el intento de «tapar el sol con un dedo», imagino que por el natural miedo del ser humano al cambio. O también puede ser el concepto de: «la caja es mía y no la comparto». Y pienso que es una gran pena este miedo y no querer cambiar ya que pienso que si continuamos así imagino que siempre iremos a la cola del resto de países que nos rodean.

Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *